Oraciones a San Expedito

Patrón de causas justas y urgentes

Oración a San Expedito para la salud

Oh, Santo Glorioso de las causas imposibles y urgentes, vengo de rodillas a implorarte puedas obrar en milagro para sanarme de mi enfermedad! Estoy dispuesta a venerarte y difundir tus actos con respeto profundo y agradecida por tu noble misión, en el mundo terrenal. Oh, Magnánimo!… Confío en tu poder para curarme… sé que de mis pedidos este será, oh, Supremo, el que más te agradeceré si lo concedes! Eres en quien confío y nada hará que decline mi fuerza y mi fe para acudir a ti, arrastrando mi cuerpo y posando mis rodillas en tu Altar. Tú que doblegaste la diabólica potencia de ese diablo que quería sobornar tu fe!… Sagrada Fe del buen Cristiano, que no cede ante la barbarie y siempre junto a Dios estás!…Oh, San Expedito!… Mártir y prestigioso héroe, que dio su vida sin claudicar ante la muerte! Voy a rezar por tu alma, Expedito… y una vela blanca no faltará en tu Altar! Nunca ha de faltar!… Porque con tu Luz alumbrarás a todos quienes piden intercedas por sus cuitas y pesares!… Oh, Misericordia pido, con este rezo desesperado por mi vida, por mi alma y tantos sueños sin cumplir! Eres el bálsamo perfecto para mi congoja… Mi oración dará sus frutos, mi palabra entristecida y mis ojos desbordados por estas lágrimas!… Oh, Patrón de lo infinito, de tantos infortunios que te llegan de tus fieles… y a todos atiendes! Tú puedes curarme, Oh, Loado seas, Expedito! Mis manos tiemblan ante tu Cruz y mis piernas van flaqueando, cuando siento desmayarme al decir mi súplica! Dime, Hoy!… San Expedito… dime Hoy! Yo estaré esperando tu Milagro imponderable, hasta que tú quieras y así lo decidas!… Oh, Santo de los Cielos!… Oh, Mi Bendecido Santo!