Oraciones a San Expedito

Patrón de causas justas y urgentes

Oración a San Expedito para abrir caminos

“La oración de San Expedito a los caminos abiertos, es una oración pidiendo al Santo de
justas y urgentes causas, perspectivas de ampliación y más oportunidades se presentan, tanto como persona y laboral y espiritual van lejos de donde estamos y Buscamos ser mejores que nosotros, para la gloria eterna con la mejor Señor.Con prestigio esta oración obtener la bendición y la salvación de San Expedito, por lo que su
Justificación se trata con una solución rápida y ser puesto en libertad Así que lo que oprimen y no le permiten tomar fuera para cruzar la primera meta.”

Glorioso San Expedito, Mártir de la Fe cristiana, amado Santo de mi devoción, que tantas gracias me has hecho a lo largo de mi vida, de hoy en adelante yo llevaré conmigo vuestra milagrosa llave que ha de abrir todos mis caminos y cerrar mi cuerpo a todo mal. Santo Expedito con esa llave mis caminos serán abiertos, no me faltará salud, ni paz en mi familia, ni trabajo para mi y mis familiares. Todos mis negocios han de ser realizados en la gracia y en el amor de Dios. ¡Oh! San Expedito atiende mi pedido, a la mayor brevedad posible, yo te ruego y suplico: (Hacer el pedido) San Expedito glorioso, con esa misma llave mi cuerpo será cerrado, las dolencias no entrarán, no me afligiré, mis enemigos no me dañarán, la violencia no me alcanzará, ni la miseria, ni la peste, ni el hambre jamás golpearán a mi puerta. Con esta llave milagrosa, la protección y la compañía de San Expedito yo andaré libre como Jesús en el vientre de la Virgen María. Amén. Rezar un Padre Nuestro y un Ave María.

Oración a San Expedito para que dirigir mi rumbo

Soberano y Celestial San Expedito, tú que fuiste el hombre luchador innato contra la injusticia… que te resististe a las tentaciones más diabólicas y que adoptaste el cristianismo cual tu dogma… No me dejes sola, Patrón de los sufrientes… necesito de tu amor purificado… guíame por esa senda misteriosa donde todos los alcances son eternos y felices! Oh, protégeme, Señor! Tú, Cristiano enaltecido por tener Supremacía y abogar por la justicia y por la paz! Tú eres Rey entre los mártires que colman los altares, de los templos religiosos y serenos… Dame Luz en mi destino para ser de los mejores servidores… uno más! Oh, Expedito vengo a ti, para implorarte me concedas el camino que me lleve al objetivo de luchar, buen cristiano quiero ser… como tú, Santo aguerrido, que lo diste todo por amor y sigues dando lo mejor de tu alma, aquí! En este Altar donde te invoco, Patrón mío, de mis sueños alterados y el corazón destrozado… Ven a mí! Tus palabras quiero oír una vez más, el sosiego de tu fuerza inmaculada necesito en mis sentidos, porque tú lo puedes todo… Santo amable, con tu credo sin igual, te venero y te agradezco por ser siempre lo inefable para mí! Me arrodillo ante tus pies…mi pedido quedó en ti!